12 de septiembre de 2022

Batalla del arroyo Abolus (desarrollo)

Turno 1

La batalla comenzó con la tirada de iniciativa. En este caso, como en la mayor parte de la partida, ganó la iniciativa Mamercurs. Así comenzó el movimiento de las dos líneas, la una hacia la otra. Mientras los griegos, arriba en la imagen, planean un asalto frontal para hacer valer su superioridad en calidad en tropas de infantería, los cartagineses plantean un avance en escalón, para procurar que sus tropas más débiles no entren en combate antes de que la batalla se haya podido resolver en su flanco de ataque. En consecuencia, el avance de su línea de infantería es muy ligero, salvo en el extremo de la línea para cubrir el avance de la caballería. La caballería libia, por su parte, avanza sólo tímidamente para cubrir el movimiento envolvente dela caballería ligera númida, quedando a la espera por si tiene que actuar. De esa manera busca tener en posición el flanco para luego hacer un ataque conjunto o, al menos, que los númidas puedan llegar al combate antes de que éste se haya resuelto. Por tanto, no desata el combate desde el primer turno sino que el avance es más cauto. Aquí abajo podemos ver los movimientos en rojo de Timoleón y en morado de Mamercus.

Como resultado de los movimientos vemos que en el flanco izquierdo Timoleón avanza con la caballería, mientras que redespliega a los peltastas hacia el extremo de su flanco para cubrir a sus jinetes del movimiento envolvente de la caballería númida. Por lo demás el resto de la línea avanza por todo el frente, aunque en el caso de Mamercus éste avance es moderado y en escalón para guardar su flanco más débil. Ésta es la posición al terminar los movimientos del turno 1.


Turno 2

Tras un intercambio de disparos poco conclusivo por parte de los hostigadores, que sólo logran desordenar a los infantes hispanos, el turno 2 comienza con la carga de la caballería en el flanco izquierdo griego. Los peltastas griegos continúan pivotando para intentar proteger el flanco y la retaguardias expuestas de sus jinetes griegos, por unos númidas que están ya en posición, pero deben maniobrar para colocarse en posición de carga. En el resto de la batalla las líneas siguen avanzando la una hacia la otra, aunque el cartaginés ha decidido detener a sus infantes libios y abrir espacio entre la línea defensiva, que se mantiene estática, y el extremo derecho de su línea, que avanza ligeramente. Mamercus se acerca a sus hispanos para intentar yar reorganizarlos de cara al encuentro entre infanterías. 


El combate más encarnizado se produce entre las dos caballerías. Los jinetes púnicos ganan el primer envite e infligen el primer desorden a los jinetes griegos.


Aquí tenemos el resultado al final del turno 2.


Turnos 3 y 4

El relato de los turnos 3 y 4 lo haremos conjunto pues no hay fotos del turno 3. Los movimientos siguen la misma tónica de los turnos anteriores, con los griegos avanzando en el centro y el bando púnico intentando vencer en su flanco derecho.

En el flanco derecho la caballería griega devuelve esta vez el golpe a la púnica y le inflige un punto de ruptura por lo que las cosas se igualan. Los peltastas continúan maniobrando para defender la retaguardia de la caballería mientras que la caballería númida ya está en posición de carga, al igual que los peltastas griegos del bando púnico. 

En el turno siguiente, el 4, los acontecimientos se precipitan. El disparo concentrado de honderos y psiloi por el flanco elimina una de las unidades de peltastas. A pesar de esto, la posición que ocupan les sigue permitiendo guardar la retaguardia de la caballería. Por su parte los peltastas griegos aliados a los púnicos se unen a la refriega contra la caballería griega, que ahora está superada en número. 

En el flanco izquierdo las cosas son bien distintas. Los griegos comienzan a retirar sus psiloi del frente y la caballería toma su lugar. Después de esta acción preparatoria, finalmente los jinetes cargan en el turno 4 y se llevan la mejor parte del combate pero luego sufren otros reveses.

En el centro tras un turno de avance por fin se encuentran las infanterías pesadas. Debido al despliegue de los púnicos, no obstante, no hay un contacto entre toda la línea y los primeros en luchar son los aliados griegos, las tropas más veteranas entre los cartagineses. Además en su avance los griegos no han cubierto toda la línea, de manera que una unidad cartaginesa puede aprovechar el hueco para iniciar el flanqueo. Mamercus no desaprovecha la ocasión y empieza a penetrar en el hueco que ha dejado Timoleón. Al querer defender la retaguardia de su caballería el flanco de su falange ha quedado expuesto sin combatir. 

En los combates la suerte es dispar: mientras favorece a los púnicos veteranos los hispanos sufren terriblemente pues se tienen que enfrentar a los veteranos liderados por Timoleón.  Aquí vino la jugada tonta de la partida. Mamercus, que había estado intentando reagrupar a los hispanos del desorden sufrido por los disparos, olvidó que en Armati basta con estar junto a una unidad que entra en combate para considerarse combatiendo. Así se vio arrastrado al combate muy a su pesar pues planeaba hacer la última resistencia junto a los soldados libios. Encima se vio frente a los corintios comandados por Timoleón, una apisonadora. 

Éste es el resultado al final del turno 4.


Turno 5

El avance de la unidad de hoplitas creó una nueva unidad para los cartagineses pero supone una ruptura en la estructura de mando, lo cual le llevó a perder puntos de iniciativa. Consecuentemente, en la tirada de iniciativa ganaron los griegos.

En el flanco derecho la unidad de caballería griega, superada en número, fue finalmente derrotada por los peltastas y los jinetes púnicos. Númidas y peltastas siracusanos se enfrascaron en un combate, con un resultado parejo para ambos..

En el flanco izquierdo la caballería comienza con ventaja sobre la caballería de Mamercus, pero el combate no ha resultado conclusivo y ésta vez son los griegos los que sufren un revés. Los psiloi púnicos empiezan a maniobrar para molestar a la caballería griega en el caso de que resulte victoriosa.

En el centro tiene lugar la mayor parte del combate. Los griegos avanzan con el resto de su línea y, sin romper su línea, entran en contacto con los libios. El combate reparte suerte dispar entre los bandos. En el enfrentamiento entre griegos de ambos bandos, los alistados bajo el bando púnico se llevan la mejor parte, desbandando una de las unidades siracusanas y abriendo un hueco en el centro de su línea. Por su parte, los hoplitas que habían superado la línea de Timoleón, se dan la vuelta para amenazar al resto de la falange siracusana de ese flanco. 

En el lado contrario, los corintios continúan venciendo contundentemente a los mercenarios hispanos, quienes no consiguen aguantar el empuje de las tropas de Timoleón a pesar de la participación de Mamercus en la refriega. Por suerte para el general salva la vida en el combate pero éste no pinta nada bien para sus tropas en el centro. 

En la parte izquierda del centro los libios también pierden por toda la línea frente a la falange siracusana. Así está la batalla al finalizar el turno.



Turno 6

Las pérdidas sufridas por el ejército griego y la ruptura de su línea vuelven a dañar su estructura de mando, lo cual vuelve a igualar las cosas y coloca a los cartagineses con una mayor iniciativa en este turno. La mayor parte de la línea está comprometida, así que el único movimiento tiene lugar en el flanco derecho, en el que los cartagineses han salido victoriosos. Así, los peltastas cargan contra sus homólogos del bando griego para apoyar a la caballería númida en el extremo del flanco. La carga, unida a la superioridad numérica, tiene éxito y desaparece la última unidad griega de ese flanco.

En el centro la suerte es dispar. Por un lado, los corintios de Timoleón consiguen vencer a los mercenarios hispanos comandados por Mamercus, que muere en la huida que se produce posteriormente. Por su parte, los libios siguen sufriendo a manos de sus enemigos y continúan perdiendo pero también logran infligir pérdidas a sus enemigos. 

En el flanco izquierdo el combate entre caballerías prosigue con suerte pareja para los dos bandos, que se colocan los dos justo a punto de la ruptura. Antes del siguiente turno, los griegos han perdido tres unidades básicas y están a una unidad de la derrota final, mientras que los cartagineses han perdido solo una unidad y el general, lo cual les deja a dos unidades de desbandarse. Así están las cosas al final del turno.


Turno 7

Este turno podría definir el sentido de la batalla. A pesar de su victoria en el flanco derecho, los púnicos no tenían garantizada la victoria. Si bien los griegos estaban a una unidad de desbandarse, la única unidad en riesgo de romperse era la caballería. El resto de unidades no peligraban y, además, tenían todos sus combates favorables. Por el contrario, no sólo la caballería del bando cartaginés estaba en riesgo, sino que había dos unidades a dos puntos de romperse. No se romperían todas a a la vez, pero si caía la caballería y alguna de las unidades esto podría ocurrir. 

Este turno ganó la iniciativa Timoleón, pero apenas pudo hacer movimientos. Por su parte, los cartagineses siguieron girando pesadamente su flanco derecho para poder intervenir en el resto de la batalla. Dieron la vuelta a sus hoplitas victoriosos y se preparan para atacar por el flanco y la retaguardia a las unidades griegas.

Finalmente todo quedó decidido por la suerte de los dados. Si bien los griegos lograron ciertos resultados ventajosos en el combate, éste, al comenzar por la caballería y ser adverso a los griegos el combate terminó con la desbandada de la caballería griega y su derrota. Calculamos el resto de combates y no hubiera huido ninguna unidad púnica, pero sí hubieran quedado dos de ellas a un punto de ruptura. Al final las tropas de Timoleón salieron derrotadas


Final

Al final mi sensación es que el determinante de la batalla fue el ataque por el flanco con la concentración de fuerzas púnicas, si bien mis tropas no fueron capaces de explotar adecuadamente esa victoria y tener un impacto en el resto de la batalla. Además, la victoria en la parte derecha del frente tuvo un alto componente de azar. Ambas tropas estaban igualadas y simplemente tuve más suerte. Ayudó también mantener la iniciativa y decidir el orden de las melés. 

Si la caballería griega no se hubiera desbandado (o entrado en combate entonces sino más tarde), creo que el centro griego hubiera tenido tiempo para aniquilar a todos los libios. Aún tenían dos turnos más para acabar con los libios antes de que ninguna de mis unidades pudiera ir en socorro del otro flanco. Funcionó como tenía que funcionar el rehusar un flanco, pero el combate tendría que haberse acelerado en el flanco derecho y ralentizado aún más en el izquierdo para tener un verdadero impacto. 

Creo que al bando de Timoleón debería haberle dado algún punto de iniciativa más para reflejar lo buen general que demostró ser, equilibrando así más el escenario y permitiendo que tuviera un desarrollo más histórico. En cualquier caso la partida se acabó en un tiempo razonable y fue divertida, teniendo los dos jugadores suficientes oportunidades. Definitivamente las campañas de Timoleón son otro de esos períodos históricos que merecen más atención y que son muy interesantes.




3 de septiembre de 2022

Batalla del arroyo Abolus (despliegue)

Para jugar este escenario usamos el reglamento Armati. Realmente queríamos una partida de las que se dicen casual, pero que tuviera algo de trasfondo, así que aprovechamos la ocasión para jugar una partida de ese estilo pero con cierto sabor de la época. La inspiración del escenario vino del módulo Tyrant del juego de hexágonos "The Great Battles of Alexander".


El juego original es un juego de hexágonos, los cuales a mí no me gustan especialmente, pues me da la sensación de que es como un juego de miniaturas pero con casillas. Eso sí, suelen tener ideas muy interesantes y recomiendo echarles un vistazo pues suelen estar bien investigados los escenarios. En este caso el módulo que usamos es el Tyrant, diseñado por Dan Fournie. Es muy bueno para inspirar posibles escenarios, pues tienen una recolección muy amplia de batallas, muchas de las cuales no suelen salir en las obras de divulgación. Una vez dicho eso, no siempre compro las interpretaciones que se hacen de las mismas, pero como material de inspiración creo que es una buena fuente para quienes no lo conocieran.

Tras ver las ideas del módulo, y como la idea era organizar una batalla con las miniaturas en casa de griegos y cartagineses, elaboramos las siguientes listas de ejército. Asumimos una lista de griegos para el ejército de Timoleón y una lista de cartagineses tempranos/tardíos para el ejército de Mamercus. Esto último es algo cuestionable, pero era la idea inicial. El desafío aquí era enfrentar un ejército veterano con mayor calidad de tropas frente a uno superior en número y superior en caballería. La única modificación que hicimos a las reglas fue dar un punto de ruptura extra a los griegos para simbolizar el carácter carismático de Timoleón, aunque también hicimos que su pérdida entrañara la derrota automática.

Orden de batalla de Timoleón

Interpretación de las fuentes
1.000 corintios
2.000 ciudadanos y mercenarios griegos enviados por Corinto
3.000 siracusanos
4.000 mercenarios
1.200 jinetes

Se traduce en
1.500 hoplitas corintios de élite
3.000 ciudadanos siracusanos y 3.000 mercenarios griegos
1.500 mercenarios itálicos
750 caballería griega (mercenaria, corintia) y 750 caballería siracusana
1.000 peltastas griegos
1.000 Psiloi griegos
500 arqueros

Lista de Armati Siracusa
1 PH Corintios de élite 8 / 1 / 1 +2 Lanzas
4 PH Falange griega 7 / 1 / 1 +2 Lanzas
1 FT Mercenarios italiotas 6 / 1 / 1 +1 Lanzas
2 HC Caballería griega 4 / 0 / 0 +1 Varios
2 LI Peltastas griegos 4 / 1 / 2 +1 Jabalinas
2 SI Psiloi 3 / 1 / 1 +2 Jabalinas
1 SI Arqueros griegos 2 / 1 / 1 +2 Arcos


Orden de batalla de Mamercus y sus aliados de Cartago

Interpretación de las fuentes
12.000 infantes y 2.000 jinetes

Se traduce en
4.500 libios  de infantería
1.500 mercenarios de hispanos
750 jinetes libios
500 jinetes ligeros libios 
3.000 hoplitas griegos 
1.500 mercenarios campanos
750 jinetes griegos
1.000 griegos psiloi
500 peltastas griegos
500 honderos griegos

Lista de Armati Cartago
3 FT Aliados libios 6 / 1 / 1 +1 Lanzas
1 FT Mercenarios hispanos  6 / 1 / 1 +1 Varios
1 HC Caballería libia 4 / 0 / 0 +1 Varios
1 LC Caballería ligera libia 2 / 0 / 0 +1 Jabalinas
2 PH Falange griega 7 / 1 / 1 +2 Lanzas
1 FT Mercenarios campanos  6 / 1 / 1 +1 Lanzas
1 HC Caballería griega 4 / 0 / 0 +1 Varios
2 SI Psiloi griegos 3 / 1 / 2 +2 Jabalinas
1 LI Peltastas griegos 4 / 1 / 2 +1 Jabalinas
1 SI Honderos griegos 3 / 1 / 2 +2 Hondas

Tal y como marca Armati, procedimos a hacer un despliegue oculto. En la foto de abajo puede verse dicho despliegue desde el punto de vista de Mamercus. 


Desde el punto de vista de Mamercus, a la izquierda desplegó la caballería griega guardando el flanco. El centro lo dividió en dos divisiones. En ese flanco izquierdo del centro situó a sus tropas más débiles, los libios, que tenían una pantalla de hostigadores delante de ellos.  Junto a ellos estaba el resto de la línea. Si bien tocaban la una con la otra ligeramente, los libios estaban ligeramente atrasados. En la parte derecha del centro situó a sus mejores tropas, la falange griega. Guardando su avance estaban los jabalineros y honderos. A la derecha colocó a la caballería libia, seguida de los peltastas griegos y, en el extremo de la línea, a la caballería númida.



Por si parte, en el despliegue de Timoleón, como podemos ver en la foto inferior, a la izquierda desplegó a la caballería, acompañada por los peltastas. En el centro estaba la falange de hoplitas, con los corintios en el centro, comandados por el mismísimo Timoleón. Frente a ellos los arqueros  haciendo de pantalla. En el flanco derecho siracusano estaban los psiloi, seguidos del resto de la caballería.




Las tropas cartaginesas despliegan con un cierto giro para poder proceder a movimientos envolventes al enemigo, ahorrando así movimiento y mostrando su intención de flanquear.




2 de septiembre de 2022

Batalla del arroyo Abolus (338 a. C.)

Siracusa fue fundada por los corintios en el año 735 a. C. Esto hace que la metrópoli mantuviera lazos con su antigua colonia. En un momento de guerra civil interna entre el tirano Dionisio y el tirano de Leontini Hicetas, este último mandó una delegación a Corintio para pedir socorro ante la situación, esperando una negativa de los corintios y presentarse así como la solución apoyado apoyarse en los cartagineses. Cuál fue la sorpresa de Hicetas cuando ve que los corintios deciden mandar una expedición, ante lo cual el tirano pide que no sea así pues prentedía obtener la tiranía de Siracusa para sí mismo con el apoyo de los púnicos. De esta forma tan rocambolesca se creó una expedición que dirigiría el general Timoleón. No me voy a detener en los detalles de una campaña que, por otra parte, resulta bastante interesante a la par que olvidada, como muchas de las guerras grecopúnicas. 


Timoleón resultó ser un general muy capaz e ir venciendo y liberando Siracusa hasta encontrarse frente a frente con los cartagineses en una relación de inferioridad, probablemente de dos a uno. Tras la victoria en el río Crimissos, Timoleón procuró explotar su éxito y empezó a correr el rumor que en realidad su guerra perseguía suprimir la tiranía en Sicilia. Por ello puso primero sus ojos en Hicetas, tirano de Leontini. Esto puso en guardia al tirano de Catana, Mamercus, que había sido aliado de Timoleón en la batalla del río Crimissos. El temor a los avances de Timoleón llevaron a estos dos  tiranos a aliarse con Cartago. El general Giscón, hijo de Hannón, había sido llamado del exilio para tomar el mando en Sicilia tras el desastre de la batalla del río Crimissos. Al carecer de un gran ejército de campaña, Giscón se alió con Hicetas y Mamercus.

Gisco envió a estos ejércitos fondos y mercenarios que les ayudaran a continuar la guerra mientras él reforzaba las posiciones cartagienses en la parte occidental de la isla. Timoleon atacó primero a Hicetas. al que capturó vivo e hizo ejecutar por el crimen de tiranía.

Timoleon ahora se volvió contra Mamercus. Su ejército estaba compuesto por varias bandas de mercenarios italianos y griegos de Siclia, así como hoplitas de Catana, reforzados con infantería y  caballería libia auxiliar de Gisco. No he podido encontrar en ninguna fuente las cifras exactas del ejército. Según Fournie (2012), toda la fuerza contaba con alrededor de 12.000 infantes y 2.000 jinetes. El ejército de Timoleón todavía incluía muchas de las unidades presentes en Crimissos, menos los mercenarios proporcionados anteriormente por Mamercus para esa batalla. Estas unidades y otras pérdidas habían sido reemplazadas por nuevas levas de mercenarios, siracusanos y aliados. Según mis cálculos, el ejército debía de componerse de 3.200 corintios (de los cuales 200 eran jinetes), 3.000 siracusanos y 3.000 mercenarios. De acuerdo con Fournie (2012) Timoleon desplegó alrededor de 10.000 de infantería y 1.500 de caballería. 

Ambos generales eran veteranos y debían de andar parejos en fuerzas. Se enfrentaron en batalla en una llanura abierta cercana al arrojo Abolus. Han sobrevivido pocos detalles de la batalla. Según Plutarco, Timoleon fue el vencedor y el ejército de Mamercus sufrió más de 2.000 muertos, muchos de los cuales eran hombres de Giscón.

Tras la batalla Giscón firmó un tratado de paz con Timoleón. Mamercus huyó de regreso a Italia, con la esperanza de reunir una alianza de lucanos contra Siracusa. Su plan fracasó y sus seguidores restantes regresaron a Catana y la entregaron a Timoleón. Mamercus se refugió en Messana pero finalmente fue entregado a los siracusanos, para ser juzgado y condenado.


Bibliografía

Fournie, D. A. (2012). Tyrant: the battles of Carthage against Syracuse. GMT Games.

Hoyos, D. (2019). Carthage's Other Wars: Carthaginian Warfare Outside the'Punic Wars' Against Rome. Pen and Sword.

24 de agosto de 2022

Marcadores para Armati (o cualquier otro juego que marque bajas)

Finalmente me he puesto manos a la obra a un proyecto que había postergado por un tiempo: crear marcadores para que en las partidas de Armati sean miniaturas y no fichas de colores las que estén sobre la mesa. Así no se emborrona tanto la mesa y (espero) la impresión sobre la mesa será más resultona. Para ello me he valido de unos diales que he encontrado en Thingiverse, miniaturas de 3dBreed y de Xyston.

Tras hacer las impresiones oportunas tenía ya en mi mano los siguientes materiales que se van a necesitar: miniaturas impresas que puedan hacer de bajas, la parte inferior de los diales que contiene los números, la parte superior que va a ser la base de las miniaturas y pintura magnética (comprada en el Leroy Merlin). Aunque se llame magnética en realidad la pintura contiene trazas de hierro para que los imanes se peguen a ella. Adicionalmente he usado fijador y ablandador de calcas para los escudos, junto a bastoncillos de maquillaje, que usé tanto para eso como para los lavados con óleos.  Aquí podemos verlos:



Para comenzar procedemos con las capas bases de pintado. Para ello pintamos las superficies que entrarán en contacto con los imanes con una imprimación en negro de la pintura magnética. Esto nos servirá de capa base y necesitaremos darle dos capas, cada una pintada en sentidos diferentes no sólo para cubrir mejor sino para facilitar la atracción del imán. Así nos quedan las bases tras la primera capa de pintura.


Lo siguiente que hacemos es imprimar las miniaturas y pintaras las con los colores básicos. Para pintarlas he usado la técnica de pintado rápido que suelo emplear con las miniaturas históricas, aunque esta vez con óleos, en lugar con el mejunje de cera del Mercadona. 


Tras el pintado base también procedí a ponerle calcas a los escudos. Para ello empleé las calcas de Little Big Men studios. Para colocarlas usé esta vez el fijador y ablandador de calcas de Green Stuff World y no podría estar más contento con el resultado. Para facilitar quitar las burbujas que me quedan al colocarlas inicialmente, usé unos bastoncillos de maquillaje que son perfectos para la tarea. Nunca me habían quedado las calcas de unos escudos tan bien ajustadas, así que recomiendo la receta de los tres ingredientes. Además las pegué a las bases.



Se puede ver claramente que las calcas que tengo no cubren completamente los escudos. Hay quien las deja así. En mi caso, prefiero darles un repaso con un color parecido al borde para integrarlas mejor en la miniatura. Una vez se hace este paso apenas se nota la línea blanca que nos ha quedado. Posteriormente corregí lo que me había salido.


Tras tener todos los colores básicos, ya estaba listo para darles el lavado con óleos. Empleé una mezcla de tierra sombra tostada con un puntito de negro. Los diluí bastante para que no estuvieran muy cargados. Tras esperar unas horas, con el bastoncillo de maquillaje humedecido en aguarrás procedí a quitar el excedente para marcar unas luces más suaves. Así quedaron las miniaturas.


Una vez acabadas las figuras, hay que proceder al baseado. Primero pinté las otras bases de Deneb stone, marcando dentro de ellas los números con color humo de Vallejo diluido y luego un pincel seco del color base con un punto de color humo de Vallejo. Aquí está el resultado.


En la otra parte de la base rellené los huecos entre la base y la miniatura con una mezcla de plastilina y cola blanca. Así no habría figuras flotando. Ese efecto se producía sobre todo cuando una miniatura se superponía a otra. Tras ello, como de costumbre, se aplica cola blanca, arena y, al secar, pintado de la arena por capilaridad con pintura acrílica aguada.


Y, por último, aquí tenemos el resultado final de los marcadores montados. He intentado aunar dos ideas a la vez y no estoy seguro de si haré todos así. La idea es un tipo de marcador con una baja, dos y tres, para marcar los estados más habituales en Armati, pero dándome la posibilidad de usar la ruega para marcar otros puntos de las unidades yendo hasta siete, para adaptarlo a otros sistemas de juego. Así se puede jugar con los marcadores como lo que se ve, así como con los marcadores por el número que se va haciendo rotar. Aquí van las fotos. No son las mejores del mundo, pero se ve el resultado.



8 de agosto de 2022

Explorando la caja de inicio de Mortem et Gloriam de persas aqueménidas


Finalmente me hice con estas miniaturas de persas aqueménidas de la marca Mortem et Gloriam (MeG) a la que le tenía ganas después de haber comprado ya sus griegos, ingleses y franceses. En parte le tenía ganas porque esta caja reproduce las miniaturas de Xyston y últimamente se ha convertido en un ejercicio muy caro poder conseguirlas, habiéndose reducido los lugares donde comprarlas y su precio haberse disparado entre Brexit y otras circunstancias. Por otro lado, me he animado a hacer este post porque la web del fabricante no recoge para nada bien los contenidos. ¡Qué poco cuesta hacer estas cosas bien y cuánto les cuesta a algunos!

No obstante, antes de empezar hay que comentar una gran salvedad para algunos. Estas miniaturas de MeG no son exactamente las de Xyston. Estas últimas se producen en metal, mientras que las de MeG vienen en este nuevo material llamado Ultracast, una especie de resina plástica. He de confesar que siempre fui escéptico con el material, pues no me han gustado los plásticos gomosos que no son rígidos, pero he de reconocer que las miniaturas recogen muy bien el detalle. No las he pintado pero no veo por qué puede haber problemas con ellas. Las rebabas no son mucho mayores de las que podríamos esperar del metal. Además, a diferencia de la licencia de Corvus Belli, estas miniaturas no tienen las lanzas ni los escudos pegados a ellas, por lo que nos dan muchas más opciones y se evita el síndrome de la lanza doblada.

Yendo al producto en sí, tampoco voy a ponerme a abrir a caja de cero, pero sí comentaré un primer pero, sobre todo si no se conoce bien la época. Sobre todo para el jugador más novato, se encontrará con un totum revolutum de miniaturas que están por ahí incluso sueltas y no se sabe qué va con qué. Esto es especialmente complicado con la caballería, pues hay varios modelos de caballos y pueden casar con varias de las referencias que se incluyen. Espero que este post sirva de alguna ayuda para decidirse a comprar el producto y luego saber cómo poder dividirlo.

Según el fabricante la caja trae:

  • 3 mandos montados
  • 6 mandos de pie
  • 6 x caballería de las satrapías
  • 12 x caballería iraní
  • 14 x inmortales
  • 28 x sparabara
  • 8 x arqueros a caballo

En principio no habría nada que objetar, salvo que inmortales y sparabara son unidades compuestas de lanceros y arqueros y las miniaturas no siempre es obvio cómo van, además de la proporción por base: 14 y 28 miniaturas no encajan en números con los baseados más habituales. Iré paso a paso con las fotos identificando cada una.


Estas miniaturas se corresponden con las referencias persas ANC20344ANC20345ANC20063 (de la gama de persas aqueménidas tardíos). Con ellos podemos hacer mandos separados para tener un general y quizá complementar los sparabara e inmortales para darles algún sentido al baseado y cuadrarlos.


Estas miniaturas son parte de la referencia de Xyston de guardia sátrapa, con el código ANC20068. Están sacados de la línea de persas aqueménidas tardíos. Los caballos se distinguen porque tienen una barda que los protege y los jinetes están fuertemente acorazados. Vienen los suficientes para hacer dos peanas de 3.


La referencia que en la caja figura como caballería iraní se corresponde con las miniaturas de caballería persa con armadura de lino (ANC20053) y creo que con las miniaturas de jinetes persas sin armadura (ANC20052), de la gama de persas tardíos de Xyston. Podrían combinarse para hacer cuatro peanas.


Para los inmortales empezamos a encontrarnos con las agrupaciones más raras que trae esta caja que, por otra parte, no viene especificada en ningún lugar (tanto es así que lo pregunté por Facebook y el community manager respondió con evasivas). Así, por un lado trae 8 arqueros de inmortales fuertemente acorazados (ANC20329), e inmortales con lanzas y escudos de mimbre como los sparabara (ANC20324), ambos de las referencias de persas aqueménidas tempranos. Salvo que se le añadan mandos, no hay manera de cuadrar esta unidad mixta salvo con una primera línea de tres y una segunda de cuatro, pero no me daría la sensación de bloque cerrado de infantería con sólo tres miniaturas delante.


Con los sparabara ocurre lo mismo que antes, por lo que tenemos 12 con lanza (ANC20326) y 16 con arco (ANC20328). Por el contrario, el que hizo los escudos los contó de otra manera y sacó algún escudo de más tipo pavés, por lo que, combinados con algunos mandos, podría cuadrarse una primera línea con tropas de cuatro en frente. Es una pena porque es la primera caja en que me encuentro que el número de miniaturas está tan ajustado. En otras cajas me han llegado a venir miniaturas de más.


Por último tenemos los arqueros a caballo, que se corresponden con los arqueros escitas montados (ANC20054). La referencia original ya resulta confusa, pues trae a tres jinetes con el gorro frigio y uno sin él, me imagino que para dar variedad (no todos los escitas llevarían el mismo gorro), pero da pie a poder usar seis miniaturas por un lado y dos por otro. Me imagino que la idea es tener cuatro peanas de caballería ligera con dos figuras por peana, pero da margen para tener una peana de dos y otros dos de tres.

En resumen, me parece un producto que cumple con las expectativas. Las rebabas son aceptables y las miniaturas mantienen la calidad de las figuras de metal de Xyston. Para el novato, la caja presenta problemas a la hora de saber qué es cada cosa, prestándose a mezclar sparabara inmortales y regulares, juntar jinetes de varias referencias y caballos entre sí. No es nada grave pero es algo muy poco cuidado tratándose de un producto introductorio destinado a meter a gente en su juego y que se podría haber resuelto con alguna bolsita con una pegatina adecuada. Por lo demás, sigue la misma línea de MeG en la que se observa muy poca atención por los detalles que hacen que su producto luzca menos de lo que debe.


27 de julio de 2022

Adentrándose en la impresión de miniaturas con 3DBreed (V): camellos

Las últimas pruebas las realicé con dromedarios (o camellos arábigos, que parece que también es correcto llamarlos así, frente al camello bactriano, de dos jorobas). Yo siempre había creído que camello y dromedario eran términos distintos cuando resulta que camello es la referencia genérica y dromedario es el cultismo para referirse a la subespecie del camello arábigo. Así, es incorrecto llamar dromedario al camello bactriano pero no es incorrecto llamar camello al dromedario. Por lo que he visto, a fin de cuentas la gran mayoría de la población de camellos del mundo es de dromedarios. Al final resulta que hasta la Real Academia estaba equivocada. Curiosidades de las que se entera uno al leer estas cosas.

Como en anteriores pruebas, comencé imprimiendo los modelos al 100% y luego con variaciones. Eso me permitía hacer una comparación con otras marcas y ver de qué manera me podrían encajar mejor. En este caso he hecho muy pocas comprobaciones pues en realidad imprimí los camellos aprovechando el espacio en la cama que me quedaba de los caballos y no están en la lista de trabajos a corto plazo. Así, "sólo" he probado dos configuraciones: la miniatura con todos los ejes al 100% y la miniatura con los ajustes que me habían parecido óptimos para los caballos: x= 87,5% / 90%, y= 110%, z=105%. Aquí está el resultado.


En este caso el resultado de la comparación no me pareció muy concluyente. Quizá el más grande permite que se vean mejor los detalles y hace que tenga un porte más estilizado, pero no sabría decir. Por ello, necesitaba comparar con otros elementos para hacerme mi juicio. Así, lo primero que es preciso hacer es ver en la realidad cómo de grandes son los dromedarios.


Por lo que se puede ver en la foto, un camello no es mucho más alto que una persona, midiendo entre 1,8 y 2 metros habitualmente. Al ver nuestras miniaturas impresas vemos que el camello al 100% mide 22 mm y el modificado 25 mm. En resumen, que he impreso a los más altos de los dromedarios y el archivo que supuestamente corregía las proporciones, las empeora. Así es normal lo que no entendía al sacar esta foto, que las miniaturas de 3D Breed sean tan grandes comparadas con las de Xyston cuando en la infantería los soldados hacían parecer pigmeos a los de 3D Breed.



La primera miniatura con la que comparo es un camello del bagaje de Essex. La segunda es un camello catafracto de Xyston. Como se ve muy claramente, las miniaturas de 3D Breed están sobredimensionadas en todos los frentes, por lo que habrá que hacer pruebas en un futuropara hacerlos más pequeños. A ojo, calculo que probablemente haya que reducirlos al 90% en todas las dimensiones, quizá aún más en el eje x para evitar que salgan regordetes.

Y con esto acabo este paseo de pruebas por 3D Breed. Para más adelante dejo ver cómo quedan los carros, que es una de las tareas que me queda pendiente (básicamente a mitad de la impresión me quedé sin resina). Espero que estos post sean de utilidad e inviten a reflexionar sobre las escalas de impresión. A mí, por lo pronto, me van a servir de recordatorio para futuras impresiones.

24 de julio de 2022

Adentrándose en la impresión de miniaturas con 3DBreed (IV): caballos

Las siguientes pruebas las realicé con caballos. Antes de entrar en más detalles, tengo que hacer unas cuantas consideraciones sobre los soportes. En primer lugar, no he tenido ningún problema con las miniaturas pre-soportadas de 3D Breed a pesar de los muchos cambios que les hago, salvo con alguna pata de caballo que he perdido, que no sé si se debe a que no me las ha impreso bien o a que yo me las he cargado al quitar los soportes. A decir verdad, tienen los caballos modelados de dos manera, unos con soportes desde las patas y otros con soportes desde arriba y las patas hacia fuera. Éstos últimos son los mejores. Con los demás los soportes que les han puesto abajo son una maraña difícil de despejar. Además, las patas de los caballos suelen ser más finas que algunos de los soportes. En resumen, que es relativamente fácil cargarse las patas de los caballos en esta fase, lo cual es un punto negativo para esta marca. Quizá la solución sea hacerme los soportes yo mismo, pero eso implica recalcular todo desde 28mm.

Como en anteriores pruebas, comencé imprimiendo los modelos al 100%. Eso me permitía hacer una comparación con otras marcas y ver de qué manera me podrían encajar mejor. Una vez vistos que eran un poco pequeños, pero no en exceso, comencé con las respectivas iteraciones. Así, imprimí el mismo modelo guardando la misma escala (x, y , z) al 100%, 105%, 110% y 115% en todos los ejes. Aquí están los resultados.


Tras verlos todos, en general los modelos me gustan porque creo que el original está, a grandes rasgos bien proporcionado. No obstante, los problemas se observan al mirarlos desde arriba, es decir, tenemos un problema con el eje X: los caballos son muy gordos y no es posible montar a ningún jinete. En concreto hice las pruebas con jinetes de Xyston, que no son precisamente pequeños. 

Para fijar la escala a la que quería los modelos en alzada, pasé a comparar todos los modelos con los caballos de Essex, que a mi juicio son los mejor modelados, aunque probablemente sean caballos demasiado grandes para la época y sean mejores como caballos medievales. Según he leído, parece ser que la mayor parte de caballos a disposición de romanos, griegos y cartagineses tenían una alzada relativamente pequeña. En cualquier caso, aquí me he dejado llevar por la impresión estética. Aquí se ve la comparación.


Haciendo la comparación de alzada, creo que para el eje z me voy a quedar con la altura a 105%. Esto me dejaba unos caballos ligeramente más cortos que los caballos de muestra de Essex. Por eso decidí que para el eje y me iba a quedar con y=110%. En general el caballo queda más proporcionado y es menos tonelete que el anterior. Aquí podemos ver los resultados comparados con caballos de otras marcas, Xyston y Essex.


Esto me deja con la incógnita del eje x, pues no me convence ninguna de las opciones. Procedí entonces a imprimir varias pruebas más esta vez con los valores de y=110%, z=105% y x permutando en intervalos del 2,5%, teniendo 87,5%, 90%, 92,5%, 95%. Aquí están los resultados.


Tras ver las pruebas, las mejores opciones quedan como x=87,5% y 90%. La segunda a veces incluso dificulta que el jinete entre perfectamente en el caballo, pero quizá sea un compromiso necesario para hacer las patas más robustas. Aquí podemos ver la comparación con los caballos de otras marcas.


En resumen, después de todos los cálculos creo que voy a imprimir los caballos con la siguiente configuración: x= 87,5% / 90%, y= 110%, z=105%. Aquí podemos ver el resultado de esta configuración con jinetes de Xyston y comparados con cómo quedan con su caballo original. 






En resumen, me planteo muy seriamente sustituir todos los caballos de Xyston por caballos de 3D Breed o al menos ir jugando con una combinación de éstos y de Essex.